"Al llegar aquí, hace unos meses, afirmaba estar muerta. Desde que alguien se llevó mi equipaje donde tenía guardado un secreto y un cadáver..."

11 septiembre, 2011

_______S


“My touch lies where you turn/Your look is in my eyes/Turning to clasp your arms/You hold my touch in you” Harold Pinter



No fue suficiente hacer el koala en tu espalda para comprender las curvas; el frío creciendo en las rodillas, la lluvia golpeándonos el cuerpo, derritiéndose en el cristal pequeño del casco. Y yo moviéndome, agarrándome, sintiendo la velocidad de las cosas, que se mueven a años luz, de lado a lado sobre la oscuridad del mundo que cortábamos con el cuerpo, como flechas hirientes partiendo el mundo, como proyectiles cuyo trayecto es el mundo, y el mundo; a veces sin coordenadas girándose hacia mi oído. Tan lento. A., estábamos partiendo el mundo como a veces girar una mano puede partir un corazón. Todas las luces paralelas, todas las farolas inclinadas como árboles retorcidos por el viento, el ladrido de los perros alejándose, las paredes de las casas huyendo unas de otras, las personas caminando hacia atrás, las palabras que se escapan de la boca, la muerte como una prosa hambrienta esperando. Parar, y empezar de nuevo a buscar tu olor azul para evidenciar la existencia de mis manos en tu bolsillo delantero, parar y ser consciente de la quietud del mundo, que es un hombre cepillándose los dientes delante del espejo, la enfermedad de una niña, la salud de un perro callejero, el silencio de los dedos que no se atreven a agarran mucho más allá del vientre. A., no fueron suficientes los brazos para comprender las curvas, porque tú sigues ahí, con tu quietud de nube, mientras yo no puedo dejar de pensar ni un segundo en todo este movimiento.

33 comentarios:

Rochitas dijo...

Todo es bastante quieto a pesar del movimiento y todos no estamos yendo desde el día que llegamos. La muerte como una prosa en sala de espera.
Me quedé pensando en la quietud de la nube...
Las nubes mutan, se pierden, se transforman ¿Ud lo logra?

No juegue con mi psiquis, No me haga el oficio mudo. Yo sé que le debo gelatina pero no sabe cuan presente lo tengo.

Anónimo dijo...

Yo podría ponerme celosa aquí, pero no. No.



W.

anuar bolaños dijo...

Como resumen de esta barbarie de ideas, de este lamento mal adjetivado, me queda una fatiga espesa que no me deja respirar bien, no duermo en calma, deambulo por mis días como un poseso, y sin embargo río (¿Cómo se verá esa mueca desde afuera?), abrazo, prometo y cumplo, voy, pago mis deudas, acudo, tiendo la mano, reciclo sueños, sé cuál libro es bueno, beso el vacío, amo mi sombra, extraño el llanto.

Miguel Baquero dijo...

Hasta un pequeño vieja de paquete en moto es susceptible de convertise en buena liteatura cuando se escribe con ganas y con garra

Anónimo dijo...

Hola :

Me llamo Eliana Villarreal soy administradora de un sitio web. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello me encantaria contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren tambien en su web.

Si estas de acuerdo hazmelo saber enviando un mail a eliana.villarreal.bravo@hotmail.com
Eliana Villarreal

♦PªU♦ dijo...

todo un huracán interno, un revoltijo de nudos y vientos, millones de partículas de tiempo por cada segundo en el que se quedan quietos, por cada letra no dicha nos pasa un abecedario chino.
Besos!!

eskuredo dijo...

...la muerte como una prosa hambrienta... maladjetive, por favor. Hay ciertas horas de cierto tipo de días en que, en su maladjetivar, mis accidentes encuentran su único guardarrail. Un espeso abrazo

Zombie dijo...

suena como un baile. de amor extraño. Lindo escrito!
por favor seguí escribiendo (:

Bellaluna dijo...

El movimiento y la quietud: imposible, incompatibles. No se puede hablar viviendo ayer y en el futuro. Frío. Frío.

Helenaconh dijo...

me encanta.
el final lo define perfectamente.
buenísimo.

PSYCOMORO dijo...

Es la condena de los ritmos que nunca aprenden a mirarse; también debe ser la suerte de la sorpresa de una coincidencia que asalya desde lo inesperado. Son los instantes del caos los que te dan la razón. Intenso, Paciente, como siempre.

Anónimo dijo...

Aquí todo es distinto.

Bletisa dijo...

Oye: Qué haces?

ladyjenns dijo...

Hola,me ha encantado tu blog.

Sobre tu entrada,es una descripción o una expresión del movimiento bastante buena.Yo por mi parte,solo decirte,que pienso,que el movimiento es bueno,mejor que estar parados¿no?,
saludos de Ladyjenns desde el otro lado.

Alonzo dijo...

Pisar por donde caminas, luego leer tus letras, es como oír tu voz.

Soy otro paciente que encontra este mapa.

L. Atienza dijo...

Acabo de descubrir tu blog y me parece muy original. Nos vamos viendo! Un saludo.

Kpd dijo...

no dejes de escribir porfavor
siempre hay alguien a quien remueves por dentro cositas.
Beats,antes...
besos

BUENAS NOTICIAS dijo...

Querida paciente, vengo a visitarte después de larga ausencia para encontrar tus palabras y recordar lo mucho que me gustan e inspiran tus escritos.

¿Cómo va todo? Espero que estés feliz.

Un abrazo fuerte.

Anónimo dijo...

Hola he entrado en tu blogs y me ha encantado me encantaría seguir siendo una paciente lectora de tus descripciones que solo con leerte haces que imagine lo que escribes.a la espera de seguir leyendote .saludos

Carz dijo...

Hace unas semanas recibí un mensaje que no era de tu nombre pero parecía querer nombrar al mío.

Como Artaud, me excluyo para (intentar) saber (distinguir) que soy yo y no todos ellos, es una necedad más de las que gozan de lápida y epitafio. Poco importa si no se usa como excusa, si queda flotando en el vacío que ahora dicen que tendrá energía (lo cual dudo).

El silencio de los dedos llega mucho más allá de la amputación de los miembros que les sirven de raíz: incluso son el germen del muñón de un nuevo renacimiento (rehacinamiento, me gustaría citar a Cavalcanti, pero ahora no me viene nada a la memoria) en una retroalimentación de lo que llamaron brazos.
En estos días he bebido mucho, pero no he montado reyertas en los bares. Quizás las palabras vacías sean monedas sin valor cuyo cuño se pasan los hombres de mano en mano en silencio (Mallararmé) o sea todo lo que podamos ansiar a dilapidar.

O haya algo más que construir y no recuerdo.

Rochitas dijo...

eyyyyyyyyy, what about you? re por te.

J. J. García Rodríguez dijo...

Actualiza, 24

Luna Roi dijo...

Anduve en un pasillo, pero en 1ª con salida a un jardín nevado. Anduve descalza: el frío quema tanto como el calor. O más...

Lu

Alejo Z. dijo...

Jugando con la suerte que la haga notar el blog otra vez: se le extraña querida,

Alejo Z

♦PªU♦ dijo...

Alo? donde estas?? te enamoraste? ajajajaj Besos, me hacen falta tus maravillosos pensamientos!

Luna Roi dijo...

Where are you tonight...?

Anónimo dijo...

I've missed you. I'll miss you. Good bye.

1600 Producciones dijo...

Hay alguien ahí?

Lucia.C dijo...

Es la primera vez que doy una vuelta por aquí, y estoy segura de que me vendrían bien otras mas para terminar de desarrollar mi patología.

Me ha sorprendido, y muy bien, el formato de tu blog, de los mejores que he visto oiga.
Por otro lado no he encontrado el botón de seguirte, y voy a tener que tomarme mi pastilla ahora por ello.

Golfo dijo...

A veces me acuerdo de este sitio y de Ud. Hoy he decidido pasarme.
Ya que no está por aquí queda invitada a pasarse por acá, o bien a aparecer donde quiera que esté, que puede ser muy lejos o muy cerca.

Bletisa dijo...

Y adonde estás??

Bletisa dijo...

Oyeeeeeeeeeeee.

Avasallado dijo...

Las palabras cerradas por los dientes entre las paredes estrechadas por el vértigo de unos dedos en los bolsillos huérfanos de vientre. O la curvatura transversal al accidente, las chispas que no queman pero ciegan en fuegos de artificio rasantes como navajas. O el húmedo deslizamiento de la piel en el asfalto lubricado por la sangre. Temer a la memoria por la imaginación es tarea de orates.
Temer sus consecuencias es tarea de supervivientes. El punto de fuga perdido de una curva que acaba amputando la posibilidad de la caricia. O todo lo distinto de un tiempo distante.

Lamento tu pérdida, si es que la imagino.