"Al llegar aquí, hace unos meses, afirmaba estar muerta. Desde que alguien se llevó mi equipaje donde tenía guardado un secreto y un cadáver..."

24 febrero, 2011

Peces en los zapatos

La cortina se mueve a empujones del aire, miramos ese movimiento desde el borde de la cama, como olas verticales dentro de la habitación. Comprender la tendencia que genera las ondas mecánicas, regresando justo al mismo punto de inicio, por la fuerza de la gravedad. Calcular su propagación y velocidad, acariciando con las manos el aire que queda entre tu pierna y la mía. Sé que –en ese momento- cierras los ojos contra el viento, que siempre lo haces contra el viento, como dices que lo haces; soñando de repente con una debilidad insistente en el cuello. Sintiendo la atracción que ejerce mi hombro sobre tu cabeza, gravitando bajo la piel. Saber, sentada al borde de la cama –junto a ti-, cuál es la dinámica del mar dentro de estas cuatro paredes. Medir la humedad con la continuidad de suspiros que se extienden por la cortina, el pulmón de la cortina, modificar con la tela el color de las olas, moldear el estado de los líquidos con los ojos, la posibilidad del agua mojándonos los zapatos, el salto de los peces sobre la alfombra, la intención de silencio que tiene toda profundidad, una caracola que se asusta al ver a un monje hinduista, el tesoro pirata de Levasseur, Poseidón ayudando a los griegos… la habitación se inunda mientras te beso –tímidamente- el pelo. Todo es una pecera a punto de derramarse porque dos peces gigantes quieren aprender a nadar. Creer entonces, que cualquier probabilidad de los mares, comienza en los límites húmedos de los besos. Aunque esos besos; vertebrados y acuáticos, se den a kilómetros de distancia.


[ao eoo ei 24 i ia]

17 comentarios:

Camy dijo...

¡El nadar es tan satisfactorio!¡Lástima que solo se pueda hacer en un periodo de tiempo! ¡Tan agotador!.
Las burbujas hoy salen flotando felices, a contra corriente. No importa la distancia del amor, los mares se unen.
No saques a los peces de los zapatos.
un beso

Pez Susurro dijo...

me derramo.
espero para respirar unas horas

después
de
esto

me encanta venir a éste pasillo, a verte,
aquí los diferentes son los de afuera

besos de pez

Rochitas dijo...

me dejó pensando en la distancia. De hecho lo leí ayer, y aún no podía traducirlo en huella.
Distancia que ignora de kilómetros, pero une corazones, y la otra, la que se siente a pesar de la cercanía inmediata. La escena invita al vuelo. Gracias. Si pudiésemos inventar mundos, le quitaríamos fuerza a lo sucesivo...

Miguel Baquero dijo...

"La dinámica del mar dentro de estas cuatro paredes". Es sencillamente sublime

♦PªU♦ dijo...

Ufff ... todo un viaje, sos demasiado nivel!

A veces me pregunto si sentiré lo suficiente

BESOS!!

Bellaluna dijo...

Yo soy, a esa humedad, como los peces que nadan dentro de una bolsa transparente. Para ellos parcela de mar tranquilo. Observo desde el otro lado del plástico. Agitan colas y aletas. Me miran diciendo: en qué prisión estás. Estas cuatro paredes se inundan cada noche en sus ausencias, de ella. Esos peces lo vieron todo.

Larisa dijo...

Los peces que se meten a poetas son dignos de admiración.

Sólo sé que no sé nadar.

Loable es reconocerlo.

He perdido los zapatos. Creo.

GATTO NERO dijo...

Me ha recordado a la historia de la cándida Erendira que, obligada a prostituirse en medio del desierto de Atacama, soñaba con su enamorado mientras veía peces de colores nadando por las paredes de su cuchitril. Salu2

PSYCOMORO dijo...

Precioso, orgánico, inmediato, cercano relato de realidades separadas por la necesidad de un beso. Siempre embriagas cuando nadas, Paciente.

Anónimo dijo...

es muy bonito! me gusto mucho ;-)

Antonio dijo...

Joder, me he quedado sin aliento. Menuda intensidad de derrochas en esas frases.

Me quedo, al igual que Miguel, con la frase "La dinámica del mar dentro de estas cuatro paredes".

Saludooooos (:

Antonio
http://sonriendoalmundo.blogspot.com/

Zombie dijo...

y toda la emoción de estar con alguien en una habitación que signifique TANTO culmina de esa manera! Una genia! gran texto (:

sandocan en bicicleta dijo...

para este loco del agua, no hay nada mas refrescante que estas húmedas volutas que nos regalas.

como me gusta tu locura.

un saludo desde la lejanía.

Robërtier dijo...

Espero tu regreso.

Sigo atrapado en esta pecera sin paredes transparentes.

Bellaluna dijo...

Echo de menos saber qué sucede en tu pasillo: ¿carreras?¿arrastrar de pasos cansados?¿juegos de puertas? Pero espero, impaciente.

Lu.

Camy dijo...

Vivir es siempre morir.Sé que me lees.Siento que me lees y espero que me leas. Nota tú que siempre pienso en ti pero adivino que los peces siguen en tus zapatos.
Un beso

Golfo dijo...

Parámetros, cualidades, ecuaciones, magnitudes... que llevan al cuerpo de uno la idea del otro, el material para hacerse con todo este lenguaje.
Cuando estoy con una chica la cabeza se me llena de números que no me atrevo a confesarle.