"Al llegar aquí, hace unos meses, afirmaba estar muerta. Desde que alguien se llevó mi equipaje donde tenía guardado un secreto y un cadáver..."

06 diciembre, 2009




Te dibujé una casa para que metieras tu nombre. Allí, en el recodo de las letras y los kilómetros, como si tirara una barca de la noche, dejando impulso y mecanismo de pantano. Es bajita como una alcantarilla, no tiene calles ni plazas, tan profunda como el otoño, y repleta de cielos por la mañana. Te dibujé una casa por una vela más abundante de luz que una ventana. De allí se regresa al infinito, de donde ya no volvía nadie a la trampa del tiempo, ni a la irrealidad de las horas cuando eran pirañas. Se cae al vacío de los ahogados como vista desde el fondo de la superficie del aire. Te dibujé una casa y era mentira, de la misma manera que la travesía de un río a contracorriente del agua. Y estaba sola, cortándole al invierno un pedazo; la chimenea cansada, los libros lentos, la lámpara gritándole a mi espalda reflejos de cristales verdes y naranjas. Te dibujé una casa con los puños inclinados y los dedos cerrados. Con el gesto duro de los árboles y los ojos en la punta de las manos. Igual. Te dibujé una casa aún pretendiendo ciudades. Y sus paredes –tan inexactas- se derrumbaban al contacto del lápiz.

22 comentarios:

J. J. García Rodríguez dijo...

Casas hechas con instrumentos para la música, tan a punto como el carboncillo y lápiz para la sinrazón del dibujante. Se apoyan, sin columnas, pero se edifican, abovedadas por los estados de ánimo. Como una fortaleza se construyen a diario, se levantan con golpes. Impulso de la vida misma. Casas para la esperanza, casas sin quererlo, casas del amor por el amor, que ya no se comprenden ni con el entendimiento. Ni se habitan.

Saludos.

Beats dijo...

me has dejado perplejo.
nunca me dejas indiferente pero con esta entrada me quedado cavilando un buen rato;
y al final solo me permito la licéncia de guardarme la última respuesta en la bolsita que te comenté de las cosas que uno prefiere no decir*

la princesa inca dijo...

es muy hermoso lo que narras...es como un susurro...ojalá algien me dibujara una casa o un acalle o un sol dividido o un trozo de océano o un trozo de cielo o un trozo de vida...o quizás mejor me lo dibujo yo para no esperar...
no sé..

un beso enorme

Mario dijo...

,tan profunda como el otoño... uff...
, la chimenea cansada...
, al otoño le falta un pedazo porque se lo has cortado.

Genial entrada. O relato. O lo que sea que es. También parece una fotografía. O un cuadro hiperrealista.

Saludos dibujados.

Delgaducho dijo...

No hay dibujo que mejor defina la personalidad que el de la casa, la burbuja protectora donde encerramos todo lo que somos y poseemos...si se derrumban las paredes...

creamPuff. dijo...

mi diagnóstico: i-m-p-r-e-s-i-o-n-a-n-t-e. realmente encuentro aquí un rincón en el que posiblemente pasaré muchas veces a perder/encontrar -me. Como estudiante de psicología, aprendiz de humana e intento de expresiónenpalabras; encuentro fascinantes tus pasillos.

un beso, y sin duda..te sigo =)

Atis dijo...

Te leo y me releo a mi misma, buscando en los escondrijos del alma el tintineo de cada palabra. Éste escrito es poesía pura. Me encantó lo de cortarle al invierno un pedazo, aunque me quedo con todo!
Besos!

1600 Producciones dijo...

Impecable! Que grato es leer textos bien escritos y cargados de sentimientos.

Saludos

Señor Posmópolis dijo...

sì hay policìas aunque en su mayorìa hay magos que desaparecen lo absoluto.

dibujar una casa es armar las palabras adecuadas para refugiarse en ellas.

Carz dijo...

Guardar un nombre en una casa. Aunque fuera posible ¿cuál de todos? Quizá el que crea cielos por la noche, y los reconstruye a base de silencios entretejiendo sonrisas y miradas. Quizá el que entrama trajes de tacto ceñidos como poros. Quizás del que ya no vuelve nadie siendo el mismo. Aunque siga siendo él mismo. Aunque tú no te parezcas a la contracorriente que crees que te aún te arrastra.
Inexactas las paredes, inconcretas las palabras; como tus inexactas preguntas a mis respuestas inconcretas.

BUENAS NOTICIAS dijo...

¿La merecía?, ¿y tú?
¿Por qué le dibujaste una casa? ¿por qué fue mentira?
¿por qué se derrumbaron las paredes inexactas?
¿lo merecían?

Señor Posmópolis dijo...

como escapistas de vez en vez necesitamos una casa para meter nuestros nombres ;)

rubén m. dijo...

"Cuando a la casa del lenguaje se le vuela el tejado y las palabras no guarecen, yo hablo". Al cabo estamos desguarecidos y nuestras creaciones más íntimas se vienen abajo ante la conciencia de su producción, el lápiz destruye la idea de la línea mientras la traza. Eso viene a decir lo que has escrito, lo que has creado para su derrumbe, y por eso es tan impresionante.

flash back tour dijo...

Arquitectura para un elégido, el mejor mundo inventado. La mejor casa.
abrazo.

Camy dijo...

Existe algún animal en este río de la vida que sí puede hacer una larga travesía contracorriente.No todo es mentira.
Dibujaste una casa con ventanas pero muy oscuras.
Puedes sola o en compañía edificar una cabaña en dónde no tenga puerta para la mentira.
Un beso

Violeta dijo...

Que afortunada eres por ser capaz de soñar una casa y después fabricarla..que afortunada eres porque a ratos siempre habrá quien vaya a visitarla...un beso enorme mi querida navegante!

Feroz dijo...

A mi, lo que más me gusta de todo esto, es la evolución que va haciendo cada entrada y cada texto del blog en el tiempo. Cambiante hasta en la forma.

Delgaducho dijo...

Exactamente!!! ahi era, jaja

Anónimo dijo...

Hola llegué aquí a través del link de apología de 1600 producciones. Me encantó lo que pude ver hasta ahora.
Muy bueno tu blog.

La paciente nº 24 dijo...

Anónimo/a:

Gracias por venir.
Un saludo enorme.

Rochitas dijo...

fascinada con esta comunión de letras.

manu dijo...

Pero el dibujo está, lo pensado se plasmó, superando la idea y realizando un hecho. Las variables, cuestiones, signos, preguntas, factores y nubes…eso, claro, lo puede fumar otro, uno lo hizo y está.

Salutes!