"Al llegar aquí, hace unos meses, afirmaba estar muerta. Desde que alguien se llevó mi equipaje donde tenía guardado un secreto y un cadáver..."

25 diciembre, 2009

El túnel por donde sólo pasaba la noche



“La música se derrama sobre la razón […] / Y no hay señales que indiquen el camino, / sólo la radio, sonando para ella misma / y la canción que recuerda / más que yo.” Anne Sexton.


Venía el túnel, creciendo un poco, hacia mí. Con su boca apoyada en el asfalto de la mano del suelo, siempre en dirección predecible, mirada ancha del fondo del abandono. Con su voz dormida de luz, tan a ciegas como una lámpara apagada, densidades de sombra, repúblicas de la noche. El túnel es una pereza de la ciudad que se cruza velozmente con el miedo de los pies de un proscrito, que huye de sí mismo. El maullido de un gato negro que no existe en la niebla densa de lo oscuro, azulejos marrones levantados, rotos de zapatos y tiempo. Sinfónicas goteras como segunderos de un abismo de carteles retorcidos, siempre por la esquina izquierda, del dolor de lo que anuncian, de lo que nadie lee, vómitos de botellas, retretes mucho más públicos, un perro muerto asesinado por una conspiración de estúpidos niñatos que equivocan el verbo transgredir. El aire que no existe duele, pesa, apesta; como el dinero deja su nauseabundo olor en las manos, su olor amarillo. Pero allí estaban ellos, soldados derrotados con armas de cuerda y viento, rotos, rotos azulejos, igual que las muñecas sin cabeza se quedan rotas sobre la cama después de que alguien haya llorado por ellas, brevemente, con la conciencia de una niña o de un cartel de autopista. Heridos, a rasguños de guitarra y viernes, atrincherados de notas, que la prisa jamás me hizo consciente, cada vez más inconclusa del mundo, de sus constantes sonidos. Fundas de instrumentos abiertas, como las bocas de los niños hambrientos a quienes se les da de comer todas las sobras del universo. Heridos, rotos, ciegos, a ciegas. Te juro que perdí el equilibrio al escuchar su canción, te juro que íbamos de la mano; yo con mi vestido de cuadros y las medias marrón, te juro que dije algo antes de sacar la cámara, sentir que sí me había movido, como la sombra que dejé olvidada fuera del túnel, te juro que allí no había nadie; ni nada que vivir, ni nada que morir, te juro que yo estaba o no estaba de una manera concreta, te juro que a veces no acierto a saberme, te juro que en mis pies estaba la intención, nada se resiste más que la intención de mis pies. Sin embargo, ellos estaban allí, algún tipo de relieve había en el idioma de sus manos que hacía comprender sus voces. Una biografía incoherente de la realidad, la retórica de sus ojos, de mil colores sucios de penumbra o la sangre en la huella de sus dedos. No sé si fue la estatura grande de los sueños que ellos estaban allí. La música estaba allí, viviendo entre las paredes húmedas que eran sus propios cuerpos, acaso, eran una tenue imagen del vacío, o la penúltima hora del polvo antes de ser polvo. Yo te digo que la música era un hueco de luz, la suficiente luz que nace en los instantes de las cuerdas, con sus pájaros picoteando hasta romperlas, por donde la música se cae, la música se derrama por las manos. Y no había nada allí. Nada, me dije nada. Pero te juro que ellos estaban allí, como permanecen todos los que alguna vez cruzaron este túnel para no volver.


[Esta noche me he dado cuenta de todos mis defectos de fábrica, así que me acurrucaré –Buenas noches, Morel- en la esquina afilada de esta revelación para ponerme a llorar con el corte certero de su roce.]



Details In The Fabric-Jason Mraz

33 comentarios:

Camy dijo...

He sentido la necesidad de escuchar a John Coltrane "My favorite things" y a la vez de venir al pasillo de la octava. Te dejo con él y me voy a él a bucear en mi propio túnel.
Un beso

Silvia dijo...

quisiera que alguein me ayudara a deseqilibrarme algo más, quizá de esa manera conseguiría, también, sentirme algo más musical.

mariona. dijo...

Lo intentaré, que hilo em recomiendas? de nailon? O mejor elijo un color chillón?
Orientame,que yo de corazones, sé muy poquito....


be-sos y feliz navidad, se muy feliz y vive. y que tu risa no se vaya nunca..

Beats dijo...

jodido túnel. te dejaste la sombra fuera. Pero pudiste volver de él? pudiste regresar del túnel?
no te hagas esclava de nada y menos de alguien o algo pasado ( esto desentona a piñon tal vez) pero estoy asincrónico total...
en fín quédate con lo que puedas de lo que te digo.
besos a tu pasillo/*

1600 Producciones dijo...

-Te juro que a veces acierto, aunque sea muy de vez en cuando...
Te juro que es cierto.
-¿Una prueba?
-Mirá el increíble sitio donde dejo estas palabras.

Gracias compañera de pabellón.

La Señorita Defectuosa dijo...

Estaban allí ocultos.

Me encanta la canción y el texto, de verdad, me has conmovido.

Muchos besos y feliz Navidad : )

X dijo...

¿Y si en realidad no hay nada más que ese túnel?

Atis dijo...

Escondes los túneles mucho más que silencio... Entré en uno contigo, mientras te leía... pero esta vez, he podido salir!

Un abrazo!! geniiaal, se me hizo un tunel por aquí dentro!

María dijo...

La música de la vida... me encanta.

Rochitas dijo...

Solo para decirle que Roch was here y que volverá con más luces para desentrañar lo que nos quiso decir, que es mucho.
Un abrazo

rubén m. dijo...

Tu escritura también es el corte certero de un roce, de una pausa brutal que te hace ver el interior transversal de las arterias, las cañerías, entrepalpar el latido de la víscera de la noche. Reproduce hambre y genera adicción. Siempre vuelvo aquí pidiendo mi dosis, aunque a veces tarde, y reflexiono sobre los que han cruzado ya el túnel y a veces pongo un lirio y unos versos de Emily Dickinson en la entrada donde me quedo, interrumpido, roto.

un beso

mariona. dijo...

con la música me has matado.
(me acabo de fijar)
mi corazón re-compuesto se ha roto. crac crac crac

mariona. dijo...

gracias por tu ayuda.

me encantas!

Palabrota dijo...

cito "por donde la música se rompe"
Her mo so!

Rochitas dijo...

sabe que si amiga, sería impagable el hecho de dejar de temblar, calmar el pulso, y vivir esos momentos sin tanto arrebato ...
a veces pareciera que por el bien de nuestra saluda física y mental fuese conveniente vivir historias no tan fuertes.

mariona. dijo...

(hoy cosí el corazón. late)

los parches son billetes de avión.

Alejo dijo...

soy sincero como algunas veces crudamente puedo parecer (que le vamos a hacer) un comment en un blog que sigo me llamó la atención me guió acá, luego la canción al final del post (todavía sin leer) me invitó a leer con calma; leer todo y llegar a precipitarme en el final significó un viaje sin vuelta. La coincidencia, instinto, suerte, pericia, curiosidad o como se le quiera llamar; me trajeron a este pasillo *que recorrió mi gusto, la forma en que trasnformás las metáforas para dar vida a la literatura es fantástica. Sí, me rasguño el misterio nítido de la fascinación, y ahora no sé que más hacer, salvo que deajar un pedazo de locura en este pasillo.
Un Gran saludo y mejores deseos (para que la inspiración siga surgiendo en vos).
Alejo

Laura dijo...

y yo, inútil
con todas las ganas del mundo
de darte un abrazo

MBI dijo...

¡Cuánta belleza!
"El camino del exceso conduce al Palacio de la sabiduría" W.Blake

Ahora ya puedes volver.

mariona. dijo...

mi corazón, va..


ya sabes, yo tengo una amiga que... pero quizás.... bueno.
besos.

y el tuyo?

mariona. dijo...

cuentame eso...

spare me the details


(me encantan tus comentarios)

mariona. dijo...

intentalo.

BUENAS NOTICIAS dijo...

Querida paciente, ¿nunca has pensado que eso que tú consideras tus defectos de fábrica puedan ser virtudes para otra persona?

Espero que estés pasando unas felices fiestas y quiero desearte un año 2010 lleno de cosas buenas, geniales, maravillosas. Te mando un abrazo inmenso.

mariona. dijo...

happy 2010!!

mariona. dijo...

y porque no?
besos

Violeta dijo...

Mi querida compañera de viaje...que acertaba estabas en tus palabras en mi post...dice mi siquiatra que a la gente con síndrome bipolar estos son unos dias complicados y la verdad es que a pesar de lo que he actuado estos dias haciendo creer a los mios que estaba feliz, por dentro la tristeza me llenaban en el alma...quizá sea el cumplir los años el 24 o la medicación que hubo que ajustar, pero estoy contenta que por fin acaben estos dias..

Te deseo lo mejor para el año que comienza y te doy las gracias por estar siempre al otro lado de mi ventana...un beso enorme mi querida navegante!

Robërto Loigar dijo...

Si fuera taxista, me gustaría tener esos ojos con que miras el túnel. Mientras tanto,
apago un cerillo en la boca, quizás encienda una palabra.

Hiciste una magnífica receta!

Rochitas dijo...

el viceversa era el "aquí" era ayer, el allí muchos años atrás. ¿Aclaré algo?
Gracias por sus palabritas, siempre.

Lucía Corujo dijo...

Preciosa descripción de lo que para otros sería una simple construcción más.

Besos :)

Silvia dijo...

freud estaba pirado tía. ¿estás ahí? yo no lo sé, aún lo dudo. vamos, pues, a ser música y fingir que en realidad somos androides con forma de esponja.

Silvia dijo...

eres bonita, como esa sensación que tiene una a veces de clímax, cuando se mira al espejo y la invade la imagen de lo que realmente es, o sea nada, o sea esa maravillosa nada, o sea ese vacío puro, espléndido.

¿tú te imaginas con qué soñaríamos si vieramos las cosas del revés? se me figura que nos acabaríamos matando, que siempre soñaríamos caballos con hocicos de yonkis, o algo así, ah que horror!

Silvia dijo...

por cierto he preparado pastel de mora. te invito a comer, pero si me prometes que vamos a plantar girasoles en el jardín de nuestro delirio (o sea mi delirio que se unirá con el tuyo por un hilo metálico y entonces se fusionarán como una pasta homogénea y será uno solo)

MBI dijo...

ZAS!
Ahora sé que has vuelto.......