"Al llegar aquí, hace unos meses, afirmaba estar muerta. Desde que alguien se llevó mi equipaje donde tenía guardado un secreto y un cadáver..."

24 septiembre, 2008

La última fila


- Dos para la cuatro - ese invierno, el taquillero hubiera reconocido nuestras voces devoradas de cine si se lo hubiera propuesto-, en la última fila de la izquierda.
El Renoir semivacío, nuestras manos llenas de promesas y chocolatinas.
Fundido en negro en la sala, comienza la película. No podía dejar de mirar las luces y sombras que se proyectaban en su rostro, ese CinExin alternativo sobre su boca.
- ¿Qué pasa?
- Me muero por besarte, aquí y ahora.
- ¿Por qué no lo haces?
Nos besamos mientras Hannah Herzsprung tocaba el piano en la pantalla.
- ¿Por qué paras?
- Porque, amor, si sigo nos echan de la sala.
… ... ... ... ...
- ¡A la puta calle!- Gritó alguien.

2 comentarios:

la princesa inca dijo...

la tristeza una adicción!!!
genial tu blo con tu permiso lo linkeo me gustaaaaaaaaaaa

J. J. García Rodríguez dijo...

Lo mejor era el carrusel de fotogramas simultáneo, que eran los olores. Había como una película paralela de vampiros en otra pantalla, un cine de bomba explosiva por dentro.

-------------¡Booom!----------

Hoy por hoy, el film que estoy siguiendo, todavía me tiene intrigado... ¿Por qué desapareció el equipaje? ¿De quién era el cadaver? ¿En qué consiste el secreto?

¿Te importaría decirme si hay algún porqué caprichoso para el título del blog y el nombre de la protagonista? Me vale con un sí o un no; ya si quieres dar más explicaciones o no, lo dejo en tus manos. En cualquier caso intentaré descubrilo en la lectura impresa que voy a iniciar este fin de semana (pierde color, pero me está gustando; me va a dar una lectura muy cómoda, la carpetilla).

Buenas noches/días/tardes.