"Al llegar aquí, hace unos meses, afirmaba estar muerta. Desde que alguien se llevó mi equipaje donde tenía guardado un secreto y un cadáver..."

27 diciembre, 2008

i

Hay un punto perfecto en medio del punto de tu i, la marca de un dardo que ha hecho diana en un blanco de hielo. Una exclamación tu i.
Círculos, ochos y espirales fueron mis dedos en la palma de tu mano abierta como una interrogación. Alargados aleteos. Ayer. La luz azul rompiéndose sobre nuestras caricias. Los faros de los coches encendiendo y apagando tu cara. Apaga y enciende. Oscuro y tu respiración se eriza. Negro y se cicatriza tu mirada. Horas deslizándose en nuestras manos. Y una canción que nos persigue; un interruptor que nos conecta ¿Qué piensas? En ti. Tengo miedo, miedo a no poder llegar más allá de tus manos. Miedo a saber. Miedo de i. Miedo de mí.



10 comentarios:

arena dijo...

Llegué a tí a través de la Princesa inca y ya no pude despegarme de tu blog....feliz año navegante!.

Carz dijo...

Pudiera decirse que los sucesos son en sí, pero en realidad son interpretaciones en bruto. Tú interpretas los detalles, los afinas, los vuelves protagonistas del hecho, los conviertes en los verdaderos actores de la representación.

Todo es una representación, pero, para disfrutarla, hay que meterse de lleno en el papel.

Y tú lo haces. Eres afortunada.

Anónimo dijo...

¿Qué dice más de las personas? ¿Horas de caricias circulares o unos dedos que detienen unos labios?

Miedo. Todos tenemos miedo a afrontar la realidad. Unos saltan desde un trampolín, viendo el suelo sin agua cada vez más cerca. Otros sólo necesitan esperar.

Alguien debería leerte para que comprendiese que el amor es lo más importante.

No cambies, Paciente nº 24.

Tantris.

J. J. García Rodríguez dijo...

Estupendo, incluso misterioso.

Después de lo que me dijiste no sé si te va a gustar, pero como lo prometido es deuda:

http://www.librosaulamagna.com/libro/UMBRAL_Vida,_obra_y_pecados._Conversaciones/17324/4714

Un saludo y gracias por la evocación.

J. J. García Rodríguez dijo...

http://www.librosaulamagna.com/libro/UMBRAL_Vida,_obra_y_pecados._Conversaciones/17324/4714

J. J. García Rodríguez dijo...

Je, para misterio la tecnología...

Título: UMBRAL VIDA, OBRA Y PECADOS. CONVERSACIONES

Autor: Eduardo Martínez Rico

(Nada que no podía.)

Feroz dijo...

.

La paciente nº 24 dijo...

Tantris:

Probablemente ambas cosas hablen de lo mismo. Sólo que existen diferentes puntos de vistas de un mismo acto. Quizás el dedo que retiene unos labios, lo haga para capturar un beso, porque el beso allí sea más cierto, por lo menos en ese momento.

El miedo, el vértigo, el abismo, el trampolín por el que saltamos a cualquiera de ellos, con o sin piscina, con o sin red. Me gustaría no tener que esperar y que se llenara de agua, tan fácilmente como se llena un recipiente. Pero no sé, no sé hacer eso.

Alguien no me lee. Para alguien el amor no es suficiente, o sí, quién sabe.

Gracias Tantris. Si no eres tú, ¿quién eres?

Anónimo dijo...

Hace tiempo te esperaba, te leía, venía a buscarte. Ahora has estado. Gracias.

M

Romance de Agua dijo...

(que toda vocal y vocablo
nos realice.

que no haya gangrena
si existe ternura)